Ir al contenido ↓

Junta Arbitral de Consumo

imagen aleatoria para el encabezado

Junta Arbitral Provincial de Consumo

logotipo

El Real Decreto 231/2008, de 15 de febrero, por el que se regula el Sistema Arbitral de Consumo, define al mismo, en su artículo 1.2, como “el arbitraje institucional de resolución extrajudicial, de carácter vinculante y ejecutivo para ambas partes, de los conflictos surgidos entre los consumidores o usuarios y las empresas o profesionales en relación a los derechos legal o contractualmente reconocidos al consumidor”.

 Tras esta fórmula legal, se encuentra un instrumento extrajudicial articulado por la Administración, el Sistema Arbitral de Consumo, al que pueden acudir los consumidores y usuarios para la resolución de los litigios que , como consecuencia de sus relaciones de consumo, puedan entablar con los empresarios o profesionales en las prestaciones de bienes o servicios.

A través del Arbitraje de Consumo, consumidor y empresario de forma voluntaria someten a un órgano arbitral, que actúa con imparcialidad, independencia y confidencialidad, la decisión sobre la controversia o conflicto surgido entre ello.

 Basado por tanto en la autonomía de la voluntad de las partes, supone la decisión de optar por esta vía en lugar de la vía de tribunales ordinaria, constituyéndose de esta forma en un equivalente jurisdiccional, es decir, una vía alternativa mediante la cual las partes pueden obtener los mismos objetos que con la jurisdicción civil de forma sencilla y eficaz.

 El resultado de la decisión arbitral, denominado laudo, tiene la misma fuerza de obligar que una sentencia judicial, originando efectos de cosa juzgada.

 CARACTERÍSTICAS Y ÁMBITOS DE APLICACIÓN

 Las principales características del Sistema Arbitral de Consumo son:

  1. Voluntariedad: Sólo se pone en marcha por la adhesión libre de las partes en conflicto, para la reclamación en concreto o genérica según oferta pública de sometimiento.
  2. Rapidez: Se tramita en un corto espacio de tiempo. El laudo arbitral deberá dictase en el plazo de 6 meses desde la designación del Colegio Arbitral.
  3. Economía: Es gratuito para las partes, que deben costear sólo en determinados supuestos la práctica de peritajes.
  4. Unidireccionalidad: Aunque sólo se inicia a instancia del consumidor o usuario y nunca del empresario, comerciante o profesional, a lo largo del proceso, pueden plantear cuestiones o pretensiones que estén directamente vinculadas con la reclamación, es decir, pueden reconvenir. Es por ello equivocada la idea que tienen algunos empresarios de que se le da sistemáticamente la razón al consumidor. La estadística demuestra que existe un equilibrio entre estimación y desestimación de las pretensiones del consumidor, aproximándose prácticamente a la mitad los laudos dictados a favor del empresario.
  5. Eficacia: El conflicto se resuelve mediante un laudo o resolución del Colegio Arbitral que tiene la misma fuerza de obligar que una Sentencia Judicial, con lo que agota la posibilidad de acudir posteriormente a esta vía.
  6. Ejecutividad: Los laudos dictados por el Colegio Arbitral son ejecutivos y de obligado cumplimiento.

¿Como se tramita el procedimiento arbitral?

Se inicia con la formalizaición de una solicitud de arbitraje, que puede presentarse en la Junta Arbitral de Consumo directamente o a través de una Asociación de Consumidores.Una vez recibida la solicitud se comprueba que reune los requisitos exigidos legalmente y que la reclamación puede ser resuelta a través del Sistema Arbitral.

Procedimiento:

  • Si el empresario o profesional está adherido al Sistema, el Presidente de la Junta Arbitral acordará el inicio del procedimiento arbitral. Sino lo está, se le traslada la solicitud para que en el plazo de 15 días manifiesta si acepta resolver el conflicto a través del Sistema Arbitral de Consumo o si rechaza la invitación a utilizar este sistema.
  • Si el empresario o profesional opta por rechazar la invitación al arbitaje o no contesta en el plazo concedido, se archivará la solicitud sin más trámite, dado el carácter voluntario del sistema. Si el empresario opta por aceptar la invitación al arbitraje, se considera iniciado el procedimiento arbitral.
  • Iniciado el procedimiento arbitral, el Presidente de la Junta Arbitral designará un Árbitro o un Colegio Arbitral para conocer el conflicto.
  • Alegaciones de las partes y audiencias. A lo largo de todo el procedimiento las partes será oidas, dándole traslado de todos los documentos, alegaciones o pruebas que se presenten a la otra parte.  
  • Pruebas. El Colegio acordará las pruebas que estime pertinentes bien por propia iniciativa o a instancia de las partes.
  • Laudo. El procedimiento finaliza con un Laudo que como una sentencia judicial resuelve el conflicto y tiene eficacia de cosa juzgada.
  • Recursos. Contra el Laudo dictado por el Colegio Arbitral solo cabe el Recurso de Anulación ante la el Tribunal Superior de Justicia en un plazo de dos meses desde la notificación a los interesados y el Recurso de Revisión, conforme a lo establecido en la legislación procesal para las sentencias judiciales firmes.

Exclusiones:

No podrán ser objeto de Arbitraje de Consumo los conflictos que versen sobre inoxicación, lesión, muerte o aquellos en que existan indicios racionlaes de delito, incluída la responsabilidad por daños y perjuicios directamente derivada de ellos.

Agenda de la Junta Arbitral

RSS

+ Todos los eventos de la agenda

Redes sociales