Ir al contenido ↓

Prevención y Salud Laboral

Consejos para una vida sana: PÍLDORAS SALUDABLES

Trabajar con calor

Realización del trabajo diario con calor

El problema no radica únicamente en la elevada temperatura que sufrimos en estos días, sino que también influye la acumulación excesiva de calor en el organismo, bien sea por las altas temperaturas como por el calor que genera nuestro cuerpo (especialmente en actividades físicas intensas).

Junto a ello, existen trabajadores que tienen patologías previas que pueden aumentar el riesgo de sufrir algún accidente, como pueden ser enfermedades crónicas (diabetes y obesidad), enfermedades cardiovasculares o respiratorias, etc.

El estrés térmico por calor es más peligroso en aquellos puestos de trabajo que se encuentran al aire libre, pudiendo provocar diversos efectos en nuestro organismo que generan situaciones de distinta gravedad, como pueden ser: erupción en la piel, edemas en las extremidades, quemaduras, calambres musculares, deshidratación, agotamiento, etc. La situación más grave sería el golpe de calor, donde la temperatura corporal alcanza y supera los 40.6o C, por lo que se convierte en una emergencia médica.

Existen unos factores de riesgo personales, entre los que destacan la existencia de antecedentes médicos (enfermedades cardiovasculares y/o respiratorias, diabetes o insuficiencia renal); ingesta de algunos medicamentos, como pueden ser diuréticos, antihistamínicos o antidepresivos; consumo de alcohol o cafeína; sobrepeso y edad avanzada (ya que se pierde la capacidad de termorregulación y disminuye la sensación de sed).

¿Cómo podemos identificar si estamos ante un golpe de calor?

Aunque no tienen por qué estar presentes todos, os dejamos los síntomas más frecuentes que podemos encontrarnos.

  • Síntomas generales:
    • Temperatura interna superior a 40.6o C
    • Taquicardia (aumento de pulsaciones)
    • Respiración rápida
    • Cefalea (dolor de cabeza)
    • Náuseas y vómitos
  • Síntomas cutáneos:
    • Piel seca y caliente
    • Ausencia de sudoración
  • Síntomas neurosensoriales:
    • Confusión y convulsiones
    • Pérdida de consciencia
    • Pupilas dilatadas (midriasis)

Medidas preventivas:

  • Beber agua de manera regular, no esperando a tener sensación de sed (en ese momento habremos comenzado a dirigirnos hacia la deshidratación)
  • Aumentar la frecuencia de las pausas para la recuperación, realizándolas en la medida de lo posible en lugares con sombra (por ejemplo, cada hora)
  • Planificar las tareas que requieren mayor esfuerzo físico en las horas de menor calor, siempre que sea posible
  • Proteger la cabeza con gorra o sombrero
  • Procurar vestir con ropas amplias, de tejido ligero y colores claros
  • Evitar trabajar en solitario, debiendo estar acompañados (siempre que sea posible) para facilitar la supervisión mutua de los trabajadores
  • Usar ventiladores, equipos de climatización, persianas o estores para disminuir la temperatura en las oficinas
  • Utiliza cremas de protección solar (recuerda que deberán aplicarse treinta minutos antes de exponerse al sol y renovarse cada dos horas)

 Actuación en caso de un golpe de calor:

  • Colocar al trabajador en una zona a la sombra y, a ser posible, en un ambiente frío.
  • Debe desvestirse al trabajador y se recomiendan duchas con agua fría (15-18o C). No debe utilizarse agua más fría de 15o C, ya que se produciría una disminución de la pérdida del calor, debido a una constricción de los vasos sanguíneos cutáneos.
  • Si el trabajador está consciente, suministrarle agua fría para beber. Si está inconsciente, colocarlo en posición recostado sobre un lateral de su cuerpo, con la cabeza ligeramente ladeada, el brazo inferior atrás, extendido, el superior flexionado hacia adelante y arriba y las piernas flexionadas, más la superior que la inferior (posición lateral de seguridad).
  • Otra posibilidad es cubrir el cuerpo con toallas húmedas, cambiándolas con frecuencia y, preferiblemente, en combinación con un ventilador eléctrico o un dispositivo similar, para que la temperatura del cuerpo disminuya algo más.
  • Contacte con un médico y, si es posible, lleve al paciente al hospital lo más pronto posible. A menudo, una persona que sufre un golpe de calor puede precisar oxígeno, administración de suero por vía intravenosa y, algunas veces, medicación adecuada.

 

Agenda Prevención

RSS

+ Todos los eventos de la agenda

Redes sociales